miércoles, julio 13, 2016

El árbol que puede matarte sólo con acercarte

rh_0014_hipomane-mancinela-santiago0005

A pesar de que reside en lugares tan plácidos como el Caribe, las Bahamas, el Golfo de México, las islas Galápagos, o el estado de Florida, cuando los españoles encontraron por primera vez este árbol durante su conquista de las Américas no duraron en llamarlo “el árbol de la muerte”. Ni si quiera te deja tocarlo: produce quemaduras químicas; aunque su toxicidad reside principalmente en su fruto, y su ingestión puede causar vómitos, diarrea y convulsiones.

Nicola Strickland escribió sobre su encuentro con el “árbol de la muerte” en sus vacaciones en el Caribe. Después de confundir el fruto con una manzanal, ella y su amigo tomaron un pequeño bocado. Momentos después, el “sabor picante” en su boca se convirtió en una sensación de ardor y, en pocos minutos, luchaba por respirar ya que sus vías respiratorias se habían cerrado. Junto con esto, se desarrolló un fuerte dolor en el cuello cuando la toxina se filtró en sus ganglios linfáticos. Nicola y su amigo tuvieron la suerte de vivir, y se especula que sobrevivieron porque la cantidad que ingirieron fue minúscula.

Hay incluso historias de las tribus caribeñas que utiliza la savia del árbol como método de tortura. Después de atar a sus cautivos a él, esperaban a que lloviera ya que su savia es altamente soluble, y así se esparcía por el cuerpo. Ésta está llena de toxinas, que al contacto con la piel causa ampollas, ardor e irritación severa.

“Quemadlo y enviadlo al infierno”, podríamos decir. Error: por desgracia, el humo del árbol produce irritación de ojos e incluso se han sabido casos de ceguera temporal.

Lo más gracioso del asunto es que hay algunas iguanas que viven entre sus ramas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About