jueves, enero 21, 2016

La tribu amazónica que no tiene palabras para los números

Indígena piraha



Imagina vivir en una sociedad sin palabras para los números, donde el "uno", "dos" o "tres"... no existan.
 Así viven los piraha, una tribu seminómada que habita a lo largo del río Maici en Brasil, y cuya lengua carece de palabras para contar.
"Están tan alejados de la sociedad moderna industrializada como uno pueda imaginar", explica Daniel Everett, un investigador de la universidad de Bentley de Massachusetts, quien primero vivió con los piraha como misionero y después como investigador.
 Durante su convivencia con esta tribu, Everett desarrolló un interés especial por los números o, mejor dicho, la ausencia de ellos.
Antes científicos pensaban que los piraha tenían "uno", "dos" y "muchos", algo que no es inusual en este tipo de lenguas.
Pero en la medida que Daniel Everett empezó a investigar de una forma más sistemática, se dio cuenta que estos individuos sencillamente no sacan cuentas precisas.
"Se hizo claro que no tenían ningún tipo de números", le dijo a la BBC.

Cuando "uno" y "dos" no son 1 y 2

Una de sus primeras sospechas surgió a la hora de repartir la pesca.
"Si alguien llegaba con tres pescados, dos muy pequeños y uno grande, la gente se refería al pez grande con la palabra que yo pensaba significaba 'dos', y para los dos peces pequeños decían la que pensaba era 'uno'", le dice a la BBC.
Esto le hizo darse cuenta que en realidad los piraha se refieren a cantidades relativas, y no precisas.
Las pruebas las obtuvo cuando Everett invitó a una comunidad piraha al psicólogo cognitivo Ted Gibson, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, para que realizara un sencillo experimento.
"Teníamos bobinas de hilo idénticas y las fuimos poniendo frente a ellos de una en una", le explica Gibson a la BBC.
Gibson y Everett le fueron mostrando los objetos hasta que pusieron las diez frente a ellos.
"Pusimos uno y les preguntamos qué era y dijeron una palabra, entonces pusimos otro y le hicimos la misma pregunta y dijeron lo mismo", recuerda Gibson.
"Cada persona decía la misma palabra para cuantificar, la que pensábamos que era 'uno' y 'dos'".
Gibson invirtió entonces la prueba, empezando con diez bobinas y quitando una por vez.
"En el momento que estábamos a siete, la gente empezó a usar la palabra que pensábamos era 'dos'. Y para el momento que llegamos a cuatro bobinas, todos empezaron a usar la palabra que pensábamos era 'uno'".
Se dieron cuenta que no estaban contando sino que los términos indicaban cantidades relativas según el contexto de lo que puede ser mucho y lo que puede ser poco.
Es decir, diez bobinas puede ser mucho, y cuando te quedas con cinco, entonces es poco. Pero si empiezas con una bobina y terminas con cinco, entonces cinco es mucho.
"Así que los términos que tienen son para 'poco', 'unos cuantos' y 'muchos'. Todos relativos", agrega el especialista.

Un mundo sin números

Pero, ¿Cómo se puede sobrevivir en una comunidad sin las palabras para 1, 2 y 3? ¿Cómo dices –por ejemplo– que necesitas tres pescados para la cena?
"De hecho, parece que se puede llegar muy lejos sin números en una sociedad tribal como las de los piraña", responde Everett.
"Vamos a decir que quieres dividir la comida. (Ellos) sencillamente se sientan alrededor, tienes a la persona que corta el animal en pedazos y va en círculo repartiendo cada uno de los pedazos hasta que termina. Es un tipo de división sin números", explica.
De acuerdo con el especialista, se trata de compartir constantemente sin fijarte precisamente en el pago. "El préstamo es casi inexistente".
"(En esta comunidad) no tienen la necesidad (de contar con precisión). He visto a pirahas que de pequeños fueron secuestrados por comerciantes de río y criados fuera de la tribu y ahora trabajan en tiendas, hablan portugués fluido y hacen matemáticas", cuenta Everett.
"Así que no tiene nada que ver con la habilidad cognitiva, es sencillamente una cuestión cultural", agrega.
El hecho de que exista una cultura que solo tiene "poco", "unos cuantos" y "mucho" es importante para determinar cómo los humanos en general entienden los números.
"Ellos (los piraha) nos demostraron que las palabras para contar no son innatas", señala Gibson.
"Nos demostraron que se trata de un concepto que nos toca descubrir; la idea de que tiene que haber palabras para contar con precisión no es algo con lo que hemos nacido, sino que es algo que tenemos que descubrir y que enseñamos a los más pequeños".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About