martes, enero 05, 2016

La increíble central francesa que produce electricidad a partir de queso

Queso



En un mundo cada vez más concienciado con el medio ambiente y el cambio climático, cualquier innovación energética es bien recibida. Si ya nos hemos sorprendido con las macetas capaces de calentar toda una habitación con unas velas, ahora llega el momento de generar electricidad con queso. Sí, con queso.

Para conocer una central eléctrica capaz de obrar semejante milagro hay que ir hasta Francia, a la localidad de Albertville, en el este del país vecino. Parte de la energía eléctrica que consume la ciudad está generada por el alimento favorito de los ratones. No podía ser menos, ya que el queso es uno de los alimentos más consumidos por los franceses. Según datos del ICEX, consumen un promedio anual de 26,4 kilos por persona.


Albertville abrió en octubre una nueva planta de biogás que usa el queso regional Beaufort para generar energía. Para ello, recogen todo el suero lácteo que se desprende durante el proceso de fabricación y le dan un nuevo uso.
Una vez recolectado de las granjas y otros centros de producción de queso, los trabajadores de la planta le añaden una bacteria para producir gas metano. Este combustible alimenta un motor capaz de generar una cantidad importante de electricidad. ¿Cuánto? Pues la nada desdeñable cantidad de 2,8 millones de kWh cada año, suficiente para dar abastecimiento a 1.500 personas. En Albertville viven unas 19.000 personas, así que no es, para nada, un mal comienzo.
“El suero es nuestro combustible”, ha declarado François Decker, directivo de Valbio, la compañía que diseñó y construyó esta central eléctrica. “Es tan simple como el mismo ingrediente del yogur natural”. La crema sobrante que genera el queso también se reutiliza; en concreto, para fabricar queso ricotta, mantequilla y proteína para suplementos alimenticios.


No es la primera vez que los franceses ayudan a generar electricidad con queso, pero la de Albertville es una de las centrales más grandes que Valbio ha construido. Esta empresa construyó su prototipo hace ya diez años en un monasterio cuyos monjes fabricaron queso desde el siglo XII.
Hay una veintena de plantas como la de Albertville, pero a pequeña escala, en Francia y Canadá. Y parece que el negocio va bien, ya que hay previsiones de apertura en lugares como Australia, Italia, Brasil o Uruguay.
Así, a pesar del amor francés por el queso, hay otros países europeos que realizan sus propios experimentos lácteos para producir energía. En el condado de Somerset, en Reino Unido, la empresa quesera Wyke Farms genera su propia electricidad con desperdicios del queso, estiércol de vaca y restos de los campos de cultivo. Esta peculiar mezcla no apta para todos los públicos da autonomía a la producción del manjar. Mientras tanto, en Estados Unidos hay fábricas de yogur que se sirven del suero del famoso griego para generar su propia electricidad.
Desde luego, los franceses están demostrando ser respetuosos con el medio ambiente y ahorradores con la factura eléctrica. Si el queso Beaufort ya era una gran fuente de ingresos, ahora sirve también para producir energía sin malgastar recursos naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About