viernes, noviembre 13, 2015

La ‘iglesia de los huesos’: el templo católico decorado con restos humanos

Foto de the_boglin/Flickr.
 
 
Parece el escenario de una película de Indiana Jones, pero es completamente real: en el osario de Sedlec, situado en la localidad checa de Kutná Hora, hay un gigantesco candelabro hecho por completo de huesos humanos.

El templo es una pequeña capilla católica en el que se pueden encontrar restos óseos de hasta 70.000 seres humanos. Los huesos sirven de decoración y han sido tratados de una manera artística, embellecidos con barnices y colocados con un sentido estético, aunque el resultado final pueda parecer de lo más tétrico.
 
El osario es una de las atracciones turísticas más visitadas de la República Checa. Cerca de 200.000 personas admiran su extraña belleza al año. Sobre todo la de su candelabro, en el que se pueden encontrar todos y cada uno de los huesos que forman el esqueleto del ser humano.

La historia de este curioso lugar se remonta a finales del siglo XIII. En aquella época, un monje de la Órden del Císter que había visitado Tierra Santa recogió tierra del monte Gólgota y la esparció sobre el cementerio que rodeaba la abadía, en el mismo lugar en dónde se encuentra hoy el osario.

Tras conocerse este hecho, el cementerio ganó una tremenda popularidad. Todos los nobles y religiosos de la zona querían ser enterrados en un lugar en donde había algo de tierra santa, aunque solo fuera un poco. Durante la Peste Negra, en el siglo XV, miles de personas fueron enterradas en fosas comunes en el mismo campo santo. Tal era la demanda, que el lugar tuvo que ampliarse y se construyó una iglesia gótica para honrar a los muertos.
                                            Osario de Sedlec

De esa época data la construcción del osario. El lugar sirvió para los huesos de los enterrados hace años fueran almacenados. Tras haber desaparecido la piel y la carne en la sepultura, los Durante siglos, el edificio cumplió esta función de guardado, hasta que en el siglo XIX una familia local de nobles decidió contratar a un artesano llamado František Rint para que pudiera crear algo con tan macabro material. A Rint se le atribuye la creación del candelabro y de otras obras que se encuentran dentro del osario, como varias columnas formadas por calaveras o un escudo de armas completamente realizado con huesos.

El impresionante aspecto del osario ha hecho que sea escenario de películas como Dragones y Mazmorras (2000) y en La marca del lobo (2007).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About