jueves, junio 04, 2015

¿Sabías que las puertas de las neveras son magnéticas para evitar que los niños queden encerrados dentro?

¿Sabías que las puertas de las neveras son magnéticas para evitar que los niños queden encerrados dentro?
Todos tenemos un frigorífico en casa; un electrodoméstico que sirve para mantener refrigerados los alimentos a una temperatura baja y que se abre y cierra sin tener que hacer esfuerzo alguno, debido a que su puerta es magnética y queda perfectamente encajada para evitar que el frío del interior se escape.
Pero no siempre fueron de ese modo las puertas de las neveras, ya que hasta mediados de la década de 1950 estas solían abrirse y cerrarse con una manilla, cuya palanca la dejaba bien asegurada y herméticamente cerrada.
Pero con el aumento de los hogares que disponían de uno de estos electrodomésticos también aumentaron los casos de fallecimientos de niños pequeños que se quedaban encerrados dentro tras meterse cuando jugaban al escondite.
Era totalmente imposible que un pequeño, allí encerrado, pudiese abrir el frigorífico desde el interior, por lo que se produjeron multitud de accidentes que acabaron con sus vidas o, en el mejor de los casos, con una importante hipotermia.
Este fue el motivo por el que en 1956 se aprobó en los Estados Unidos una ley que contemplase medidas de seguridad en los frigoríficos, por la cual estos aparatos pudiesen ser abiertos fácilmente y sin realizar demasiada fuerza bruta desde dentro por cualquier niño que quedase encerrado en el interior.
Se buscaron diferentes métodos alternativos, triunfando la patente que actualmente se comercializa y que fue desarrollada por General Electric. Pero, como se trataba de algo que se tenía que incorporar en todos los frigoríficos, el invento de este nuevo método de cierre quedó desbloqueado para que pudiera ser utilizado por el resto de fabricantes.
El 31 de octubre de 1958 fue la fecha tope por la que los fabricantes estadounidenses tendrían que dejar de vender los frigoríficos con el cierre de manilla. Aquellos que siguiesen comercializando los modelos antiguos podrían ser sancionados con multas que podían alcanzar el medio millón de dólares.
Desde entonces se estandarizó las puertas de nevera con cierre magnético, llegando gradualmente a todos los rincones del planeta. El problema fue que no todas las familias se podían permitir cambiar de frigorífico, por lo que durante un par de décadas más (hasta bien entrados los años 70) muchos fueron los hogares que todavía seguían teniendo el viejo modelo y se contabilizó, en ese periodo, la muerte de varios centenares de niños tras quedarse accidentalmente encerrados.
Hoy en día, con el auge de la moda vintage, han vuelto a ponerse de moda algunos de esos viejos frigoríficos, pero éstos ya vienen dotados con métodos de seguridad que permiten poder abrir a cualquier niño pequeño la puerta desde el interior con un simple empujón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About