miércoles, mayo 27, 2015

Cárceles de lujo donde no te importaría ir preso



la mayor parte de la sociedad le asusta entrar a la cárcel, pero no todas son como nos las pintan en las series y películas, hay algunas que parecen auténticos hoteles y sus prisioneros pueden hasta tener trabajo y vivir en ellas junto a su familia.

Prisión de Bastøy

Una de las cárceles más famosas del mundo está situada en la isla de Bastøy, en Noruega, que aunque es de máxima seguridad, se asemeja a una comuna y tiene todo tipo de lujos y comodidades. Allí cumplen condena asesinos, violadores y/o narcotraficantes en unas condiciones realmente buenas. Cada preso dispone de un bungalow con baño y concina y desempeñan algún oficio por el que reciben un sueldo con el que pueden comprar alimentos en un supermercado. La cárcel ocupa toda la isla y su objetivo es que los prisioneros se acostumbren a vivir siguiendo las mismas normas que encontrarán al ser liberados.

La prisión de la isla de Bastøy es un modelo de reinserción social ejemplar, pues sus liberados tienen una tasa de reincidencia del 16%, mientras que en otras suele llegar al 70%.

Cárceles de lujo donde no te importaría ir preso
 
 
Cárcel de Sark
Si te tocase cumplir condena en la isla de Sark, en Guernsey, seguro que ibas a estar bien tranquilo, pues esta cárcel es la más pequeña del mundo y puede albergar únicamente a dos personas. Fue construida en el año 1856 y todavía hoy sigue siendo usada, aunque solo para presos que tienen que pernoctar en la cárcel y de día hacen su vida en libertad. Es pequeña, pero podrías disfrutar de la tranquilidad de estar solo o acompañado por una persona. Eso sí, si te conviertes en reincidente, serías reenviado a una prisión adecuada más al estilo tradicional.

 
 
Centro de Justicia de Leoben
Este moderno edificio de estructura de cristal, madera y hormigón, totalmente majestuoso, que durante el día deja pasar el sol a todos sus rincones y por la noche se ilumina interiormente es nada más y nada menos que una cárcel. Está situada en Leoben, Austria, y fue diseñada por el arquitecto Joseph Hohensinn que tenía como objetivo dar a los presos una sensación de libertad. Cuenta con capacidad para albergar a 205 presos y cada uno de ellos cuenta con su propia celda, baño privado, cocina y televisión. Además, todos tienen acceso a cómodas salas comunes, gimnasio totalmente equipado, pistas deportivas y área de recreo.

 
 
HMP Addiewell

Esta bonita entrada también corresponde a un centro penitenciario, concretamente al HMP Addiewell, situado en Escocia, de máxima seguridad y administrado por una empresa privada que se encarga de gestionar los servicios de otras cuatro cárceles distribuidos por el Reino Unido. Por dentro es igual de lujosa que por fuera y tiene instaurado un sistema de aprendizaje en el que los reclusos pasan 40 horas semanales llevando a cabo tareas laborales que les permiten desarrollar diferentes habilidades y les facilitan así su reinserción en la sociedad.
 
 
Prisión de Otago
Esta bonita y decorada habitación que parece de un adolescente pertenece a la prisión de Otago, que debido a su proximidad con la ciudad neozelandesa de Milton y sus lujosas y cómodas celtas, es conocida popularmente como la 'Milton-Hilton'. Este centro penitenciario cuenta con biblioteca, gimnasio y pantallas planas en las áreas comunes, y también televisiones en las habitaciones individuales. El modelo de reinserción que utilizan aquí tiene como base el deporte y el aprendizaje de habilidades en electricidad, ganadería, agricultura y cocina. Ósea que pasar un tiempo en esta prisión sería como estar en algo parecido a un campamento de verano.

 
 
Cárcel de Pondok Bambú

Las desalentadoras imágenes de cárceles que reflejan series como 'Orange is the new Black' no tienen nada que ver con la de la prisión de mujeres de Pondok Bambú de Yakarta, en Indondesia. Este centro saltó a la fama después de que se publicaran las condiciones en las que cumplía condena una famosa empresaria del país, a la que descubrieron en una inspección rutinaria en su habitación recibiendo un tratamiento facial con técnica láser. Aunque pueda parecer algo frívolo, es así, las presas más pudientes de Indonesia van a esta cárcel porque en las habitaciones encuentran todo tipo de lujos: frigorífico, aire acondicionado, televisión con pantalla plana, cama de matrimonio e incluso karaoke. Increíble.
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

Blogroll

Dame tu voto en HispaBloggers!

About